30 años de espera a un ascensor para acceder a las casas de la parte alta de Ondarroa | El Correo

2022-10-08 18:05:22 By : Ms. Darcy Luo

Esta es tu última noticia por ver este mes

Suscríbete por solo 2€ al mes durantes 7 meses. Oferta 7º aniversario

¿Ya eres suscriptor/a? Inicia sesión

Te quedan noticias por ver en este mes

Te queda 1 noticia por ver en este mes

Suscríbete por solo 2€ al mes durantes 7 meses. Oferta 7º aniversario

¿Ya eres suscriptor/a? Inicia sesión

Infografía del ascensor que se proyecta instalar en la parte alta de Kamiñazpi. / O. U.

«Imagínate no poder hacer algo tan cotidiano como salir a por pan, que tengas un familiar en silla de ruedas o niños pequeños aún en carro y te veas obligado a subir casi hasta el monte, es una barrera casi insalvable», señalan desde un grupo de vecinos de la parte alta de Kamiñazpi, la barriada más poblada de Ondarroa, en el que participan Arantza, Iñaki, Itxasne, Miren y Mari Carmen.

De momento, para superar el día a día se apoyan en una barandilla para subir las escaleras y caminan por una rampa a la que han mejorado el pavimento aunque no cumple las normas técnicas de accesibilidad. De ahí que esperan ansiosos el inicio de las obras de construcción de un ascensor que demandan desde hace más de tres décadas.

El Ayuntamiento ha dado el visto bueno definitivo y los afectados ya conocen los pormenores tras una reunión donde les ofrecieron todos los detalles. «Ya es hora, porque en caso contrario, hay personas cada vez más mayores sobre todo que viven en los bloques de arriba que están condenados a no pisar la calle», coinciden en señalar desde los portales más alejados.

La intervención diseñada por el área municipal de Urbanismo afectará a un centenar de viviendas económicas y obreras edificadas el siglo pasado para acoger a la creciente inmigración que se asentó en la villa costera, atraída, sobre todo por una floreciente actividad pesquera.

«Presentan grandes problemas de accesibilidad tanto a nivel urbano como de la edificación en sí misma por la ausencia de ascensores», resuelven en el informe municipal. «Además, se trata un barrio de gran extensión y topografía escarpada donde los problemas aumentan a medida en la que se remonta la ladera», añade el estudio.

La propuesta de instalar un elevador exigirá a las arcas municipales un desembolso económico de poco más de 450.000 euros que además permitirá regenerar un espacio urbano con la creación de una nueva zona de esparcimiento y recreativo.

«De estructura sencilla y ordenada pero de imagen potente, y sobre todo firmemente conectado a su entorno y a la vida cotidiana y al carácter marinero de la villa», indican. De hecho, para evitar la apariencia habitual de este tipo de estructuras, está previsto generar un elemento más amable y sostenible con la utilización de un entramado de madera.

«Nos remite tanto a estructuras portuarias y marineras, como a los soportes tradicionales de la arquitectura vasca», detallan en el proyecto. El color que se aplicará tanto para protegerlo como para fomentar su carácter marinero estará basado en tonalidades azules, aunque podrían ser decididas por los propios vecinos y usuarios de la estructura.

El elevador panorámico eléctrico contará con un largo suficiente para uso de camillas y bicicletas, y dispondrá de espacio suficiente para albergar a 16 personas. Se comunicará mediante dos paradas y una pasarela peatonal elevada con las dos terrazas adyacentes que quedará a seis metros de la vivienda más cercana situada en la zona.

De esa manera, servirá tanto como elemento comunicador como un mirador hacia la ría Artibai, al igual que como un espacio semicubierto y reguardado que pueda acoger juegos infantiles. «Esperamos que no quede en papel mojado o que surjan problemas, porque el tiempo va en nuestra contra», reiteran en otro corro formado frente a uno de los portales. «El estudio geotécnico ya está realizado y el siguiente paso es licitar las obras», han adelantado.